LETRAS SIN FRONTERAS

POESÍA, NARRATIVA, PROSA.
 
ÍndicePORTALCalendarioGaleríaFAQMiembrosGrupos de UsuariosRegistrarseConectarse
PRÓXIMAMENTE SE HARÁN DESAFÍOS LITERARIOS PARA LOS MIEMBROS DE ESTA COMUNIDAD, EN DIVERSOS RENGLONES DE LOS FOROS.
QUIEN SE SIENTA CAPACITADO PARA DESEMPAÑARSE COMO MODERADOR EN LA ESPECIALIDAD DE ALGÚN FORO, COMUNÍQUESE CON EL GERENTE PEDRO LEÓN

Comparte | 
 

 La certidumbre en la poesía

Ir abajo 
AutorMensaje
Savoia Liliana
MODERADORA
MODERADORA
avatar

Mensajes : 152
Fecha de inscripción : 31/07/2015

MensajeTema: La certidumbre en la poesía   Jue Ago 13, 2015 10:13 am





La certidumbre en la poesía



El Diccionario de la Real Academia Española define la palabra “certidumbre” de la siguiente manera: “certeza; conocimiento seguro y claro de alguna cosa”; para completar la idea podemos remitirnos al Diccionario Avanzado de SM Ediciones: “Conocimiento seguro y claro que se tiene de algo; seguridad total y sin temor a equivocarse que se tiene sobre algo que se puede conocer”.

De esta manera la certidumbre refiere a un acceso del mundo cognoscible que está fuera del campo de la duda. La certidumbre o certeza se manifiesta como una forma del conocer (o inclusive un estar-en –el-mundo de acuerdo a Heidegger) mediante la cual el sujeto cognoscente adquiere una parcialidad de la realidad total que lo circunda: para caso de este ensayo intentaré esbozar la forma en que la poesía es una suerte de certidumbre, tanto de manera extratextual como articulación del texto mismo.

Es decir, pretendo determinar ciertas generalidades que hacen de la poesía un sistema semiótico que refiere hacia un alter del yo lírico, pero también mostrar que a nivel estructural la poesía se sostiene como un ejemplo de certidumbre mediante mecanismos y características específicas.




1.I. Oposiciones y Verdades

Podemos comenzar, partiendo de cierta tónica del ginebrino[1], prestando atención a aquello que la poesía no es en el campo de las certezas. Podemos volver al Diccionario Avanzado antes citado cuando define incertidumbre[2]: “duda o falta de certeza, especialmente si provoca ansiedad o inquietud”. De rasgos un tanto sociológicos – o inclusive antropológicos – la incertidumbre se manifiesta como una falta de congruencia entre el ser, o más propiamente la percepción del ser, y la realidad inmediata: el ser no está capacitado para esta incertidumbre por lo tanto intenta buscar certezas, o a lo menos expresar su falta de certeza, y explicar el entorno[3].

En el ámbito poético el yo lírico no duda en relación a su entorno propiamente poético o textual (a pesar de que el tema mismo de la enunciación pueda ser la duda o la incertidumbre como tales; valga el caso de Pessoa o el de Robert Frost, o inclusive más próximo el de Fernández Granados o el de Francisco Hernández), más bien parte de apropiarlo mediante la mirada de un yo[4]. La mirada surge de la certeza de existencia[5] y genera ramificaciones líricas: el yo es, habla y canta; ergo, surge la poesía.

Podemos en esta parte retomar ciertas apreciaciones de poetas eminentes del siglo XX, quienes se enfocan en el ámbito de la creación. Por ejemplo para Ezra Pound existe lo poético cuando se suscita una forma de conexión con el Otro; una determinada sucesión de mecanismos que apelan a la humanidad del lector y que permiten un vínculo. En palabras de Pound es una “nutrition of impulse”, la cual se genera a partir de “la verdad” (principalmente la verdad histórica para Pound) y su retrato. La transmisión – casi siguiendo los preceptos aristotélicos de la mimesis – debe de ser fiel y consecuente con el lector: debe de existir certidumbre en el discurso (en la “nutrition of impulse”) para que desencadene en el Otro una respuesta proporcional.

Siguiendo esta línea tenemos a Paul Valéry quien se muestra puntual en cuanto a las condiciones del texto poético. Para él existen tres características centrales en la poesía pura que persiguen su función empática-comunicativa: 1) lo extraordinario de sus verdades, 2) su perfecta adaptación al dominio de lo perfectamente inútil y 3) la probabilidad aparente que se impone al dominio de lo improbable. (Valéry, 1991: 114) Las tres lindan con el mismo precepto de certidumbre que implica la teoría de Pound.

En T. S. Eliot podemos rescatar la siguiente cita

(La poesía) lleva a cabo esas revoluciones de la sensibilidad que son periódicamente necesarias, ayuda a romper los modos convencionales de percepción y valoración que sin cesar se forman: de tiempo en tiempo puede hacernos un poco más conscientes de los profundos e innominados sentimientos que forman el sustrato de nuestro ser y hasta los cuales calamos raramente, pues nuestras vidas son una continua evasión de nosotros mismos y una evasión del mundo visible y sensible. Pero decir esto es decir lo que ya sabéis si habéis sentido la poesía y meditado acerca de vuestros sentimientos. (Eliot, 1968: 164-165)

Entonces el lenguaje poético, como principio reflexivo-social tal y como lo entiende Eliot, permite al interlocutor conmoverse ante el pensamiento del yo lírico, el cual no puede fraguarse sino en la certidumbre de su discurso para poder ocasionar dicha empatía.

Si el lector ha de ser asediado por el lenguaje del poeta, entre ambos es indispensable la co-relación (o cooperación de alta expectativa lectora para la Comunicación de Eco) de una certidumbre del mundo o de la realidad inmediatos: debe de existir un principio comunicativo y la certidumbre de incluirse en el mismo desde ambas partes.

Entre polos parece aparecer siempre una cierta tensión, en el caso de la certidumbre en la poesía no sólo existe dicha tensión entre el receptor y el yo lírico, también entre el ser y el estar; una danza pendular entre ambos puesto que el yo se apropia de una persona para generar la enunciación, pero al personificarse implica también relaciones tiempo-espaciales, las cuales implican de manera tangencial también al lector (Lector Modelo si retomáramos una vez más conceptos de Eco) y a una socio-cultura abstracta inmanente en la obra.

Hay una relación permanente que se sostiene y no una disgregación; hay una certidumbre en el estar de pie con la voz alzada y cantar sobre lo que existe dentro del poeta – o lo que el poeta observa en todo caso – y no una ilación azarosa en torno a cualquier tema: la poesía es verdadera porque es certera en su comunicación.

Ahora podemos analizar, en tono semiótico-estructural, ciertas particularidades de dicha certidumbre en la comunicación poética.


1.II. Cualidades y rasgos estructurales de la certidumbre

Pretendo hacer un somero esbozo de de cómo se construye la certidumbre en el discurso poético desde un punto de vista semiótico-estructural. Partamos por el análisis poético esencial a cargo de Roman Jakobson.



Jakobson y la proyección

Jakobson sostenía que en cuanto al análisis de la poesía “la ciencia de la literatura debe de dejar de lado todo juicio de valor para atender a la poesía como un hecho social y a su lenguaje especifico como una especie de dialecto poético, es decir, como una modalidad lingüística particular.” (Jakobson, 1981: 16) En este sentido propone un análisis que cuente con tres niveles distintos de comparación (es decir tres órdenes contra los cuales debe de ser vista la poesía para comprender su significación): primero, una comparación con la tradición poética presente (lo contemporáneo del texto poético); segundo, una comparación con el lenguaje cotidiano actual (el habla en términos saussureanos); y por último, tercero, una comparación con la tendencia poética que preside dicha manifestación particular.

Si se presta atención a los tres órdenes se conseguirán actualizar tres códigos diversos: el de la lengua poética heredada, el de la lengua práctica cotidiana y el idiolecto personal del autor. En los tres casos la certidumbre del yo lirico representa un papel preponderante: sin él no existe la posibilidad de heredar cierta tradición, tampoco el de crear conexiones con la lengua del instante (el habla coloquial) y mucho menos un idiolecto personal: por lo tanto la poesía es una con el emisor – o más bien con la certidumbre del yo lírico del emisor – .

Para Jakobson la poesía se torna la formalización de la palabra con valor propio como signo: vale por sí misma, no por el concepto que representa. En este sentido considera que el paralelismo[6] es una constante en todo texto poético. Jakobson lo define como la “reiteración de elementos equivalentes tanto en el plano fonológico como en el léxico el sintáctico y el semántico” (Jakobson, 1981:26). Jakobson señaló una estrecha vinculación entre los recursos fónicos como la rima emparejada que se yuxtaponía a los elementos semánticos (lo que rima es contiguo o similar). Este agrupamiento – o más exactamente paralelismo – permite construir correspondencias en un lenguaje poético. Las correspondencias resultan en una cierta hipercodificación del lenguaje “ordinario”, a lo cual podemos entender también como una certidumbre o certeza de la manipulación de los elementos semánticos y fónicos del texto: existe una deliberada intención – una certidumbre en lo que se quiere decir – que pretende llegar al Otro.

Cohen y el Isopatetismo

Jean Cohen, teórico francés poco ocupado en la crítica literaria actual pero de preponderante interés, sostiene que el texto poético, al igual que el signo poético en su más pura expresión, obedece a un principio de identidad. Las cosas se muestran relacionadas debido a que se parecen y esta “motivación”[7] o identidad se encuentra remarcada en la poesía.

Entonces, si la homologación de un texto obedece a lo que Greimas entendía como isotopías[8], se puede hablar también de “isopatías”: similitudes que rigen el texto poético, identidades que crean una unidad autónoma y que a la vez fraguan una poeticidad. Así la isotopía representa una negación donde un término cualquiera puede encontrar su contrario y el texto seguirá siendo coherentemente leído; por el otro lado la isopatía – esencial a la poesía de acuerdo a Cohen – resulta de la negación de la negación: un término establece relaciones únicas con los demás términos por lo cual es insustituible e innegable. Ergo, la poesía resulta de la unicidad u especificidad de su lenguaje. La unidad se manifiesta como una consecuencia causal lógica de la certidumbre del poeta en la “manufactura” de su poesía; la certeza de su hallazgo se plasma en lenguaje.

Estas propiedades, enunciadas por Cohen, sostienen al lenguaje poético como un lenguaje basado en la certeza de la palabra: no podemos valernos de equivalentes semánticos – otra forma de decir que en la poesía no existen sinónimos ni traducciones fieles – se requiere de la certidumbre de cada palabra (una certidumbre formal en cierto sentido) para poder generar un lenguaje poético motivado (y en todo caso siguiendo la línea de Cohen un lenguaje poético como tal).

Podemos concluir con la perspectiva de Cohen mediante la aceptación de que dicha redundancia de sentir (redundancia no informativa sino expresiva) – la isopatía en el poema – consigue la poeticidad misma. Cohen lo sintetiza en el siguiente modelo de cuatro tiempos:
1.desviación
2.totalización
3.patetización
4.repetición



Es decir un desvío del grado cero de la lengua – de lo común y corriente – que extraña al lector y a la vez la imposibilidad de encontrar un término sustituto para cada uno de los términos.



http://circulodepoesia.com/2012/02/%C2%BFcertidumbre-en-la-poesia-notas-sobre-teoria-poetica/
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
ROSEMARIE PARRA
MODERADORA
MODERADORA
avatar

León Serpiente
Mensajes : 392
Fecha de inscripción : 31/07/2015
Edad : 52
Localización : RIVERA, URUGUAY

MensajeTema: Re: La certidumbre en la poesía   Sáb Ago 15, 2015 6:09 pm

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Savoia Liliana
MODERADORA
MODERADORA
avatar

Mensajes : 152
Fecha de inscripción : 31/07/2015

MensajeTema: Re: La certidumbre en la poesía   Lun Ago 17, 2015 6:17 pm

Gracias Rosemarie por tu comentario, ese me gusta, me encantó.
Abrazos y bendiciones
Lily Savoia
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: La certidumbre en la poesía   

Volver arriba Ir abajo
 
La certidumbre en la poesía
Volver arriba 
Página 1 de 1.

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
LETRAS SIN FRONTERAS :: GENERALIDADES :: TALLER DE ORTOGRAFÍA, NARRATIVA Y POESÍA-
Cambiar a: